Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

IRONMAN 703 Coquimbo

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

IRONMAN 703 Coquimbo

Les damos la bienvenida a esta experiencia IRONMAN en el norte de Chile. Se trata del Subaru IRONMAN 70.3 Coquimbo 2019. El sábado 19 de octubre cientos de triatletas vivirán la experiencia de correr este evento que organiza el Club Deportivo Universidad Católica. Porque un tesoro te espera en la meta, nos vemos en el desafío de los piratas. Para más info sobre IM 70.3 Coquimbo, click aquí.


Don't Stop Me Now

La historia de Nelson Valenzuela... Debe ser uno de los éxitos más populares de la banda británica Queen. La traducción literal es Ahora No Me Detengas. Estas historias dan cuenta de eso, deportistas que tomaron el triatlón y no van a parar. Esta es la saga de muchas historias que veremos en el Skechers Performance IRONMAN 70.3 Coquimbo 2017. 

 

Nelson Valenzuela: “Gracias a mi hija estoy en este hermoso deporte”

 

No cabe duda que fue un cambio radical para un papá querendón que siguió los consejos de su hija, quien es hoy en día oficial de la Armada de Chile. Porque Nelson Valenzuela, 53 años, pasó de su vida apacible como alto ejecutivo de una empresa que presta servicios a las grandes mineras, a ponerse el buzo y salir a entrenar de madrugada, y eso no lo hace cualquiera.

“Llevo 5 años practicando triatlón. He realizado 11 half a la fecha (entre ellos cuatro Pucón); además de otras 10 carreras de distancias Sprint, Olímpico y ¾ half (Trichallenge, Piedra Roja)”. Hoy ya entrena para el Skechers Performance 70.3 Ironman de Coquimbo.

Sobre sus inicios, Nelson recuerda: “Todo empezó cuando mi hija Constanza estaba como cadete en la Escuela Naval y la invitaron a participar en la rama de triatlón. Nosotros la acompañábamos a las competencias para apoyarla como familia. Un día sus compañeros me preguntaron: ‘¿Cuándo va a correr con nosotros?’. De primera dije no, porque no era capaz de nadar tantos metros, pero la idea me quedó dando vueltas y pensé que sí podía aprender a nadar bien, probar al menos. Me preparé cuatro meses para hacer mi primer sprint y me encantó”.

De ahí en adelante todo cambió: “Me preguntaron si me atrevía a correr Pucón, como mi hija estaba inscrita por la Armada, la seguí y corrí ese 70.3. Desde esa fecha no he parado y entreno todo el año, compatibilizando trabajo, estudios y familia. Con mi hija compartimos competencias tres años, hasta que ella no pudo seguir en el triatlón por sus destinaciones y embarcos. Gracias a ella pude iniciarme en este hermoso deporte”.

 

Publicado por