Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

Atletismo

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

Atletismo

Rama histórica del Club Deportivo Universidad Católica, que funciona desde sus inicios, en 1937. Su principal objetivo es formar y entrenar atletas, desde su etapa de Escuela (10 a 14 años) hasta su etapa Master. Funciona con un total cercano a los 160 atletas, damas y varones, en todas sus categorías, más una Escuela compuesta por aproximadamente 50 alumnos. Para más info sobre la rama y escuela, click aquí.


La historia de Humberto Guiraldes, el atleta que inventó el "ceacheí"

Su nieto, atleta mundialista máster UC, desempolva su hazaña en el Sudamericano de 1927, su rol como difusor del atletismo, su ingenio para inventar el famoso grito “ceacheí” y su amistad con Salvador Allende, diluida tras el triunfo de la Unidad Popular en 1970. Nos trasladamos a principios del siglo XX, a la época que el atletismo llenaba los estadios, para contar la historia de esta implacable figura del deporte chileno.


Una lucha memorable entre los equipos de Chile y Argentina se desarrollaba en el Campeonato Sudamericano de 1927, realizado en los Campos de Sports de Ñuñoa, donde hoy se encuentra el Estadio Nacional. Los nacionales peleaban punto por punto frente a una selección trasandina superior y el salto con garrocha era la última prueba. Chile necesitaba el tercer lugar para conseguir el punto que le otorgaba el torneo, pero los dos cracks que tenía en esta disciplina habían sido eliminados. El más joven y menos indicado para definir la serie salió en frente: Humberto Guiraldes Massabó, con 23 años. Diez mil personas en las graderías vieron la hazaña. Lo sacaron en andas del estadio y se hizo famoso a través de la radio, que transmitió lo sucedido para todo Chile. Una multitud salió a la calle por el equipo campeón, en un escenario como los que hoy solo produce el fútbol.

Guiraldes tuvo destacada participación en varios campeonatos nacionales. Fue seleccionado chileno y participó en cuatro justas sudamericanas: En 1927 en Santiago, el año siguiente en Buenos Aires, el 1929 en Lima y otra vez en Santiago en 1933. Su nieto Martín Rodríguez, que ha competido en dos sudamericanos, tres mundiales máster y marcó tres récords de Chile a los 47 años, asegura la autoría de su abuelo del grito más popular del país: “En ese Sudamericano en el ’27, en el que se hizo fama internacional, además de garrochista fue jefe de barra, e inventó y popularizó el “ceacheí”, que con el tiempo se transformó en lo que es ahora”.

Según su familia y las crónicas de los años ‘20 del remoto periodista deportivo “Don Pampa”, Humberto Guiraldes pudo ser una figura mundial del atletismo, fue el primer chileno en superar los cuatro metros en el salto con garrocha y representó con excelencia a Chile cada vez que fue convocado. Pero sus constantes cambios de residencia por los traslados de su padre militar, alejándose de los mejores centros de entrenamiento, y una lesión en la rodilla, se lo impidieron. Ahí germinó su vocación como difusor del atletismo, que realizó por todas las localidades del norte grande de Chile por las que pasó: “Se fue a Iquique con su papá muy joven, y se movieron mucho por ahí. Donde iba juntaba cabros y hacía pozos para saltar, y eso que en esa época los garrochistas caían en la tierra, no en colchonetas como ahora”, dice su hija María Paz Guiraldes del Canto.


Tras su heroica actuación en el Sudamericano de 1927, todas las universidades le abrieron las puertas y él eligió la Universidad de Chile, de cuyos equipos deportivos era fanático. Estudió odontología y realizó una serie de campañas para difundir el atletismo, desde su etapa de estudiante hasta el final de su carrera como director del Servicio Médico Nacional (Sermena). Por su entrega en la divulgación del deporte fue una figura querida y prestigiada en todo el ambiente deportivo, de un extremo al otro el país. Compitió hasta los 42 años, siempre ocupado de estimular a las próximas generaciones. Cuando se retiró del Sermena sus compañeros le regalaron un quijote de bronce, por sus años de servicio noble y desinteresado.

“Fue un trabajador social toda su vida, además de ser un destacado deportista. Lo que nos une como familia alrededor del atletismo es el recuerdo de nuestro abuelo como persona. Nos inspira, yo antes de cada carrera me persino y le pido ayuda”, cuenta Martín Rodríguez.

En la casa de Bello conoció a Salvador Allende y se hicieron amigos muy íntimos, y luego fue su dentista: “La hija de Allende se llama Paz porque quería que se llamara igual que yo”, cuenta su hija. Tras el triunfo de la Unidad Popular, el ex Presidente pidió que terminaran su amistad: “No quería exponerlo, Allende sabía que durante su gobierno las cosas iban a ser complicadas y lo cortó como su dentista y como amigo”, agrega.

Un accidente vascular encefálico dejó postrado a Humberto Guiraldes en 1977, y murió por una recaída en 1981 a los 78 años. Su trayectoria en el deporte fue descrita en diversos medios hasta la década de los ’60, pero nunca replicada en los últimos 50 años. Para su familia, el mejor ejemplo del legado de sus valores humanos es la anécdota de un intento de robo en su casa: “Mi papá sintió un ruido, salió a ver y se encontró con un ladrón. En vez de atacarlo o llamar a la policía, se puso a conversar, le dio plata y lo mandó para su casa”, finaliza María Paz.

 

Publicado por Juan Rafael De la Fuente