Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

Básquetbol

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

Básquetbol

Rama histórica del Club Deportivo Universidad Católica, que funciona desde sus inicios, en 1937. Su principal objetivo es formar y entrenar deportistas desde la etapa de Escuela hasta el Primer Equipo, que participa de la Liga Nacional de Básquetbol.
Funciona con un total cercano a los 120 deportistas varones, en todas sus categorías, más una Escuela compuesta por aproximadamente 20 alumnos. Para más info sobre la rama y escuela, click aquí.


Manuel Herrera: “La Católica es un ejemplo de club deportivo”

Hablamos con un histórico, una figura, un ídolo, una leyenda del básquetbol nacional: Manuel Herrera Blanco. Vistió la camiseta cruzada en la época de oro del Basket UC, específicamente la dorsal número ocho y fue campeón en cuatro oportunidades. Participó en el mítico torneo “Encestando una Sonrisa”, fue seleccionado nacional durante 17 años y hace un par de años, la presidencia le otorgó el Premio Trayectoria Deportiva “Sergio Livingstone”.

A continuación, los invitamos a leer la entrevista del basquetbolista talquino Manuel Herrera, un hombre récord que defendió los colores de la UC y dejó una huella imborrable en la historia del deporte nacional:

Los primeros pasos en el básquetbol
Soy de Talca y mi papá era cuidador de una cancha de básquetbol del Club Deportivo Ferroviario. Esa fue nuestra casa y nuestro patio, la cancha de básquetbol. Con mis hermanos hacíamos mucho deporte y así comencé a los ocho años. Somos seis hermanos y los mayores me enseñaban las cosas más tácticas y técnicas del juego.

Estudiante y deportista
Yo estudiaba Educación Física en la Universidad Católica, siempre me gustó enseñar y cuando di el salto a la pedagogía, seguí practicando básquetbol. Primero jugué en el equipo universitario y el año 1982 me integré al Club Deportivo Universidad Católica. En el primer equipo éramos todos estudiantes de la universidad, ese fue el sello que nos marcó por muchos años.

Vistiendo los colores cruzados
Siempre recuerdo que fueron los años más gratos que tuve jugando por un club. Yo jugué en Español de Talca, estuve en Everton, y otros clubes pero siempre con la camiseta de la Católica. Por eso siempre fue muy grato defender primero a la universidad y luego al club. Marcamos un hito importante en el básquetbol del club, esos cuatro años que salimos campeones y el quinto año que casi ganamos. Fue histórico y todavía es histórico porque nadie ha logrado esa tarea. Después de nuestros éxitos deportivos, se hizo el gimnasio en Santa Rosa de Las Condes y dejamos una huella, ahí apareció Paul con el “Encestando una Sonrisa”. Luego yo seguí dirigiendo como técnico los equipos universitarios, donde logré muchos triunfos también como entrenador. Eso marcó mi vida y sigo trabajando en la Católica acá en Talca.

Entrenadores que dejan huella
Tuve varios entrenadores. En mis inicios en Talca estuve con Gonzalo Vázquez, después con Renato Valle en Viña y Gutiérrez en la selección. Qué decir de Dan Peterson, un gringo que estuvo aquí en Chile y dejó una marca muy importante donde varios de la Católica estuvimos ahí en la selección nacional. El “Tito” Oreste fue entrenador por la universidad y por el club y marcó un hito de triunfos tanto a nivel universitario como en el club.

Los amigos
Con esta pandemia, he estado en contacto con todos mis ex compañeros de la Católica. Tenemos varios grupos de whatsapp y ahí recordamos todas las anécdotas que tuvimos durante nuestros viajes, campeonatos y las cosas más personales también. Ese grupo se ha mantenido y de hecho ya tenemos la propuesta de juntarnos apenas pase todo esto.

Las anécdotas
Hay varias. Primero, nuestros viajes eran muy familiares, eso fue algo muy importante. Hacíamos viajes en bus e íbamos con nuestras familias, con nuestros hijos y la anécdota es que como yo vivía y estudiaba en Talca, iba a Santiago solo a entrenar y a jugar, entonces cuando el equipo jugaba en el sur, me pasaban a buscar a Talca y yo los tenía que esperar en la carretera. El tema es que a veces se olvidaban y pasaban de largo y yo tenía que tomar otro bus después.

Un partido memorable
Estuvimos en cuatro finales con la Católica pero el quinto partido fue el que más me marcó porque perdimos y lo debimos haber ganado. Era la quinta corona que íbamos a ganar. Primero perdimos acá en Santiago con Ancud y fue muy poco desmotivador porque sabíamos que en Ancud era muy difícil ganar porque era un recinto complicado para jugar, típico de los equipos de provincia que tienen mucha barra y mucha presión. Fuimos a jugar la siguiente semana allá y ganamos ese partido, imagínate marcamos un hito porque casi nunca ganábamos en Ancud y ese fue el partido clave para jugar después, donde perdimos la final en Valdivia. Ese partido marcó un antes y un después porque pudimos ganar en ese recinto inexpugnable.

Gimnasio a tope
Nuestra generación también marcó otro hito, porque donde íbamos a jugar, los gimnasios se llenaban. Esa era una presión que supimos sobrellevar y logramos obtener buenos resultados. Mucha gente recuerda a ese equipo, jugábamos en todas partes como si fuésemos local, como si estuviésemos en casa.

Herrera de selección
Para mí, jugar por la selección era un deber. Estuve 17 años en la selección chilena y creo que fui uno de los jugadores que más tiempo estuve, primero como jugador y después como capitán. Pasaron como tres generaciones de jugadores y eso me marcó porque nosotros éramos como el modelo para las nuevas generaciones. Para mí era muy importante defender a Chile y cuando uno escucha la canción nacional en otro país, uno siente con orgullo defender la camiseta de chile.

El mejor basquetbolista chileno
Siempre digo que eso no lo tengo que decir yo, tienen que decirlo los demás porque ese cariño uno se lo gana con el tiempo. Cuando uno ha tenido una trayectoria deportiva como la mía, donde empecé muy de abajo y después me gané la posibilidad de ser seleccionado, rendí en la selección, jugué en todos los campeonatos que me llamaron, los clubes en los que estuve, especialmente la Católica, siempre respondí responsablemente y eso al final es un modelo, un ejemplo y hace que la gente te quiera y te admire como deportista. Como basquetbolista, los resultados también avalan un poco lo que fui.

Premio a la trayectoria deportiva
Esa fue la culminación de todos los premios que uno puede recibir. También recibí aquí en Talca el premio de Hijo Ilustre que para mí es muy importante y próximamente un gimnasio va a llevar mi nombre. Eso del premio de la trayectoria es el máximo galardón, era la tercera vez que se daba ese premio y cuando se instituyó, se lo entregaron a otro deportista de la Católica, a don Sergio Livingstone. Hay muchos ex deportistas que merecen recibir es premio y haberlo recibido entre todos los deportes fue muy lindo para mí, culminó todo lo que había logrado en el deporte.

La familia
Yo siempre agradezco a mi mamá y a mi papá que fueron los que me llevaron por el camino del deporte. Ellos también eran deportistas y mi familia siempre está al lado mío apoyando lo que hago. Es difícil ser deportista porque uno hace lo que le gusta pero es sacrificado en la parte personal por la familia.

Los récords
Los más importantes son haber sido goleador de un torneo sudamericano en Colombia, campeón de tiros libres en otro sudamericano, récord nacional al marcar 71 puntos en un partido nacional. También salí varias veces goleador de los torneos acá en Chile desde que fui juvenil, en la Dimayor salí goleador varias veces, esos son los mas importantes.

Radiografía al básquetbol chileno
A nivel de clubes, estamos un poquito más bajos que antes. Antes había mucha efervescencia en la ciudad donde uno jugaba y era más que nada porque uno jugaba por los equipos que más te representaban entonces había mucha identificación con los jugadores y con los equipos. Antes había más efervescencia y a nivel internacional, jugábamos con los equipos A de Brasil y Argentina, nos enfrentábamos a sus mejores jugadores. Ahora nosotros nos fuimos quedando un poco. Si no jugamos contra los mejores, no vamos a tener un buen equipo. Eso sí, ahora los jóvenes tienen más oportunidades de salir, de jugar en el extranjero.

Potenciando el básquetbol
A propósito de la pandemia, hemos tenido muchas reuniones los técnicos y entrenadores y creo que para potenciar el básquetbol nacional, primero tenemos que empezar a trabajar fuerte la base de los chicos, ahí esta la clave. Estamos acostumbrados a que en todos los deportes de repente salga una estrella fugaz, como el Chino Ríos o Alexis, pero no salen generaciones. Para sacar generaciones de grandes jugadores es necesario trabajar mucho con las bases y hay que mejorar la competencias también para que los chicos se interesen en entrenar y jugar. El trabajo debe centrarse en los colegios, ahí tenemos que capacitar a los técnicos y hacer talleres de básquetbol, en el fondo generar estímulos para que los chicos puedan progresar más rápidamente.

Un mensaje
Ojalá todos los chicos tengan la oportunidad de integrarse a un colegio o a un club que tenga básquetbol y lo más importante es el apoyo de los papás para seguir una carrera deportiva. Hay que tener paciencia porque un chico necesita años para transformarse en un buen deportista y para ser buen deportista, hay que ser un fanático del deporte, andar con la pelota todo el día.

Ídolos de antaño
Tuve varios ídolos cuando chico, pero los que más me marcaron fueron “Kiko” Valenzuela en Valparaíso y del extranjero Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos. Pero también me llamó mucho la atención un jugador que vi una vez a los nueve años, cuando mi papá me llevó a un torneo internacional que se hizo en el Estadio Nacional, se llamaba Emiliano Rodríguez, era un jugador español y siempre me quedó en la retina.

Ídolos actuales
En Chile hay un jugador que nació de mi propia cuna, Franco Morales que actualmente juega en las Ánimas de Valdivia. Es talquino, nació en el Ferroviario igual que yo y es conductor base de la Selección Chilena. De afuera, ahora está de moda Lebron James de los Lakers. Es un jugador rústico pero muy efectivo y creo que para allá va el básquetbol.

Encestando una Sonrisa
Yo admiro a Paul (Gartlan) porque la idea nació de él por lo que vivió con su hija y después se transformó en una ayuda para todos los chicos que tenían problemas médicos. Fue grandioso y me acuerdo que los primero torneos era emblemáticos porque venían equipos muy atrayentes de todas partes del mundo. Era un torneo entretenido no solo por la parte deportiva sino que por lo que significaba, recuerdo que hacíamos clínicas deportivas y el público llenaba todas las noches el gimnasio porque se jugaba un muy buen básquetbol. Ojalá vuelva y renazca el espíritu de ese torneo.

La UC, más que un sentimiento
Siempre he destacado en mis entrevistas, charlas y clases el cómo debiese funcionar un club deportivo y creo que es admirable lo que ha hecho la Católica. Todas las ramas que tiene, los entrenadores, las escuelas deportivas, su infraestructura muy acorde a la necesidades de los deportistas, el equipo de fútbol que siempre está en la palestra, todo eso yo lo destaco cada vez que hablo del club y sin duda es digno de imitar. De hecho, yo he traído algunas cosas de la Católica aquí a la universidad en Talca, donde también formamos un club deportivo con características parecidas como el programa deportivo de verano que es muy atrayente para los niños y las familias. La Católica es un ejemplo de club deportivo en nuestro país y eso hay que destacarlo, es un club muy organizado, muy ordenado y le da muchas oportunidades a los chicos y chicas para que practiquen su deporte favorito y eso es además una enseñanza de vida por los valores que entrega el deporte.

Nuevo Edificio de Deportes UC
Es un sueño que se va a hacer realidad. Nosotros lo planteamos cuando éramos jugadores y se construyó Santa Rosa de Las Condes. Ahora, el nuevo edificio y el nuevo gimnasio van a ser un emblema y va a ser muy importante porque es una contribución al deporte y a la sociedad.

 

Publicado por Valentina Faundez