Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

Unidad Desarrollo Deportivo UC

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

Unidad Desarrollo Deportivo UC


En Cuarentena con el “Chapa” Fuenzalida

Este jueves, la Unidad de Desarrollo Deportivo UC se tiñó de fútbol y llevó a cabo una nueva conversación en vivo por su Instagram oficial. En esta oportunidad, el invitado fue el ídolo y actual capitán de la UC, José Pedro Fuenzalida.

El “Chapa” llegó al Club Deportivo Universidad Católica a los 11 años. Desde ese momento, su historia en el fútbol tuvo un par de retiros, idas y vueltas, pasos por otros clubes nacionales e internacionales para finalmente volver al club que lo formó.

Proveniente de una familia de nueve hermanos, José Pedro siempre fue muy deportista y fanático del fútbol. Su papá y su padrino, hinchas acérrimos de la UC, lo llevaban al estadio desde pequeño y creció en un ambiente muy futbolero, donde tuvo desde siempre la ilusión de algún día llegar a ser futbolista.

Al equipo precordillerano, llegó a probarse en el invierno de 1996 y debutó en el primer equipo el 2004. Cabe destacar que paralelamente, nuestro capitán también ha forjado un camino como seleccionado chileno y actualmente, lleva doce años formando parte del plantel de “La Roja”, donde incluso llegó a ser campeón de América en los años 2015 y 2016.

A continuación, les dejamos algunas de las interrogantes que le planteó Emilio Saavedra, metodólogo de la Unidad de Desarrollo Deportivo a “Chapita” durante la interesante conversación:

¿Qué te identifica en la cancha?
Desde el inicio, siempre consideré que tenía inteligencia para jugar. Entendía mis debilidades, por ejemplo siempre fui tímido y me costaba encontrar confianza en los equipos, pero siempre intenté facilitar el juego, buscar el espacio para hacer el gol y no hacer una de más. Trato de potenciar mi faceta de efectividad en el juego y me concentro mucho en lo que tengo que hacer. Por ejemplo, si tengo que defender, me concentro para hacerlo muy bien y eso me ha permitido jugar en distintas posiciones de manera efectiva.

¿Qué entrenadores marcaron tu formación?
Son dos. Primero, en la sub 16 de Católica estaba Jorge Pellicer. Con él generamos un buen vínculo, me ayudó, me dio tiempo, se generó cierta cercanía. Luego hubo una reestructuración y llegó Mario Cáceres, que falleció hace poco. Mario me acompañó en toda mi etapa formativa, era un loco lindo y rallaba con el fútbol. Fue un gran formador, nos hacía trabajar mucho la motivación y el convencimiento, era muy cercano. Luego en la sub 23 me volví a topar con Pellicer y fue él quien me hizo debutar en el primer equipo.

¿Cómo recuerdas tu debut en primera?
Debuté de titular. Estaba muy nervioso, de hecho estaba más preocupado de controlar los nervios que de jugar bien. Recuerdo que perdimos ese partido, jugamos contra Unión Española y ahí estaba el "Coto" Sierra y Rozental que eran jugadores que yo miraba cuando chico. Fue lindo jugar en San Carlos con el plantel profesional.

¿Cómo enfrentas cada entrenamiento?
Los entrenamientos los tomo muy en serio, entrenando a full. Me mido conmigo mismo, no con el resto. Siempre buscando mejorar, desafiarme a mí mismo y la sensación después de haber hecho un buen entrenamiento donde lo diste todo, es la sensación de un trabajo bien hecho.

¿Por qué decidiste dejar la Católica?
Decidí salir para desafiarme y hacer algo que jamás pensé que haría. En mi carrera fui tomando decisiones que me forzaban a salir de mi comodidad pero después uno va tomando decisiones desde lo familiar. Siempre traté de que mis decisiones fueran para mejorar y no simplemente para estar cómodo y fue así como después de nueve años, volví a Católica, el club que me formó.

¿Cómo es el fútbol argentino?
Cuando jugué en Boca me di cuenta que el fútbol es muy distinto y la prioridad es el resultado. Es un fútbol más físico, más directo y muy agresivo, distinto a Chile. Allá aprendí la intensidad del entrenamiento, se matan en cada partido porque la competencia es muy grande y para muchos es la salvación. Es distinto de lo que estaba acostumbrado y aprendí mucho. Jugar en La Bombonera y salir campeón son experiencias muy lindas.

¿Cuál es el momento que más atesoras?
Uno de los momentos más lindos fue el año 2016 cuando salimos campeones con un gol mío casi al final. Cuando terminó el partido, fui al camarín solo, a relajarme y a disfrutar de lo que se había hecho, a poner un poco los pies en la tierra. Yo pensaba: "volví a Católica después de tanto tiempo y este gol significó el título". Eso me dio una sensación de tranquilidad porque el significado era muy grande.

¿Qué mensaje le darías a los jóvenes deportistas?
Les diría que la clave para poder perseguir un sueño es la pasión y la dedicación. Van a pasar por momentos buenos y malos, pero si están convencidos de lo que quieren, solo tienen que esforzarse y el esfuerzo, con el tiempo se premia. Yo estoy feliz de haberme dedicado al deporte y de haber cumplido mis sueños. El deporte es mi pasión y hay que luchar por conseguir los sueños.


 

Publicado por Valentina Faundez