Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

Rugby

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

Rugby

Rama histórica del Club Deportivo Universidad Católica, que funciona desde sus inicios, en 1937. Su principal objetivo es formar y entrenar rugbistas, desde su etapa de Escuela (8 a 14 años) hasta su etapa Master (Burros). Funciona con un total cercano a los 180 deportistas, en todas sus categorías, más una Escuela compuesta por aproximadamente 50 alumnos, un total de 230 deportistas. Para más información sobre la rama y escuela, click aquí.


Sebastián Gajardo: "El bicampeonato de la M16 no es casualidad"

Estuvimos con Sebastián Gajardo, Head Coach de la rama de Rugby UC, quien analiza el presente del Rugby UC y afirma que el éxito de la M16 es fruto de un ambicioso proyecto que involucra a todas las categorías.

Sentado en su oficina en San Carlos de Apoquindo, a metros de las canchas de Rugby UC, encontramos a Sebastián Gajardo. Al pilar de la rama, que a fines de los 90´ tomó sus maletas y se instaló en Francia por más de una década a jugar profesionalmente y formarse como entrenador, el desafío parece no perturbarlo mucho. Al “Cana” se le nota tranquilo y satisfecho por encabezar hace tres años un proyecto de reestructuración de la rama, que ve en el bicampeonato de la M16 el primer paso de un trabajo integral.

El segundo semestre se compitió con clubes de colegios británicos, que históricamente han contado con más recursos y una mejor preparación de jugadores en esta etapa de la formación. Para Gajardo, el triunfo de la M16 ante estos grandes clubes tiene una base casi lógica: “Lo que Católica hizo fue trabajar de forma similar a lo que se hace en otros lados, sin dar ventajas”, afirma con el entusiasmo que se le ve últimamente al hablar de la M16.

¿En qué consiste este nuevo enfoque con la actual M16?

“Nosotros creamos un proyecto deportivo acorde con la realidad que encontramos en Católica. La mayoría de los integrantes de este grupo vienen de la escuela de rugby, permitiéndonos formar jugadores a largo plazo, y esta M16, de cierta manera, encarna todo eso que buscamos. Esta categoría es una suerte de primera camada que fue formada en base a un trabajo que involucró muchas áreas de desarrollo. Aquí se requirió de papás altamente involucrados y motivados con el crecimiento de sus hijos, -en esta etapa creemos que son clave-. El año pasado pudimos realizar una gira por Europa obteniendo enormes beneficios en lo deportivo y humano. Este año fuimos a Mendoza a enfrentar a Maristas y Los Tordos, donde perdimos y ganamos. Hay que considerar que estos equipos tienes 10 jugadores cada uno en el Centro de Alto Rendimiento de la Unión Argentina de Rugby, lo que hace meritorio el haber podido enfrentarnos a ellos de tú a tú sin ningún tipo de complejos”.

¿Cuál es el siguiente paso con esta categoría?

“Los muchachos de la M16 están próximos a vivir, a mi juicio, el cambio más brusco que enfrenta todo rugbista en Chile, que es pasar a categorías mayores donde se va de lo formativo-competitivo, a lo netamente competitivo. Aquí el jugador comienza a desarrollar sus potencialidades y se ve enfrentado a otro tipo de decisiones. Es en este momento donde, como rama, tenemos la obligación de que ellos continúen este proceso con la misma motivación”.

 

¿Después de la M16, cómo sigue para adelante este proyecto?

“Como te decía, creemos que la M16 es la primera camada de jugadores que pudimos tomar desde su formación e inculcarles lo que nosotros entendemos como un desarrollo integral en lo deportivo. Ahora, con Rubén Fernández (jefe técnico de menores) tomaremos a los jugadores que se quedan en la categoría sumados a los que suben de la M14 y buscaremos repetir la experiencia como una forma de instalar una sistematización del trabajo formativo. El éxito en la primera experiencia creemos que nos avala, y desde ya estamos planificando la gira por Francia 2019”.

Al respecto, Sebastián se muestra tranquilo, siente que esta camada ya internalizó lo que es el rugby y la importancia de éste en sus vidas. Más allá de que muchos de ellos tomarán distintos caminos. Tan conforme está, que se atreve a avizorar un futuro optimista:“Cuando tengamos cuatro generaciones de este proyecto, recién podremos ver reales cambios a todo nivel en la rama”.  

Mientras nos despide, lanza la última idea que engloba todo este proyecto del Rugby UC: “El objetivo del proyecto es lograr jugadores de primer nivel para que defiendan el equipo adulto; crear una cultura de entrenamiento y de club, en el que la gente se identifique con la excelencia. Buscamos crear campeones”.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por Constanza Muñoz Agramunt